*

Mi foto
Neverland, Spain
Serendipity es la palabra.

jueves, 9 de agosto de 2012

Algunas cosas cambian cuando nos hacemos grandes, otras, en cambio, pues no.

Cuando era pequeña me daba miedo cruzar la calle si no me cogía a la mano de mamá, era incapaz de imaginarme siendo tan mayor como para tener mis propias llaves de casa, o ser capaz de aguantar sin llorar cuando me pusieran una inyección. Entonces, las pesadillas se curaban con un abrazo de papá y un "no pasa nada" porque los monstruos solo existían en ellas. Como cuando pensaba que los chicos eran de otro mundo y nunca besaría a ninguno de ellos porque...eiugh!

¿Y ahora?
Ahora teniendo la mayoría de edad te cojo de la mano pero no sólo para cruzar la calle, cuando tengo una pesadilla apareces para contarme cuentos y hacer que desaparezcan los monstruos, ahora jugueteo con mis llaves de casa en el portal esperando a que me des besos y si no...pues te los robo yo. En cuanto las inyecciones...bueno...todavía me hacen llorar un poquito.


No hay comentarios: