*

Mi foto
Neverland, Spain
Serendipity es la palabra.

lunes, 3 de marzo de 2014

Finales.

Antes, cuando miraba ese bar solo veía el sitio en el que me cogiste por primera vez de la mano, en aquel parque recordaba la primera vez que me lancé a besarte, recuerdo la callejuela en la que me metiste mano, la playa en la que volviste a intentarlo, la parada de bus en la que me besaste con más ganas, el sitio en el que creí haberte dejado claras las cosas.

Ahora, solo veo el sitio en el que cuando fui a besarte me giraste la cara, la playa en la que ya no quise besarte más, el sitio en el que me hablaste de otra mientras yo intentaba hablarte de mis sentimientos, la calle en la que me apartaste la mano cuando quise cogértela.

Es cuestión de elegir lo que se quiere recordar, si no, siempre te vería por los rincones de esta puta isla.

sábado, 23 de noviembre de 2013

Activación de la imaginación.


Imaginemos que estamos solos, que nos separan unos pasos el uno del otro; pongamos que hoy no nos va a bastar comernos solo con la mirada, así que apartando las dudas hacemos que esa distancia de más desaparezca con nuestras ganas y la reducimos a simples centímetros.

Nos sonreímos. Quiero la luz encendida, quiero ver tu cara de placer, quiero mirarte a los ojos mientras disfrutas.

Deslizo mi mano por tu nuca juego en ella con mi dedo índice haciendo zic-zac por tus pecas, mi boca no puede resistir morder tú cálido y suave cuello con alegría, con dulzura, con excitación: te doy escalofríos.

Cuelo mis manos por debajo de tu jersey, acaricio tu espalda mientras nos besamos calurosamente... creo que este es justo el momento en el que empieza a sobrarnos la ropa.

Jugueteo con la pequeña hilera de vello que me lleva desde tu ombligo hasta el botón de tu pantalón, me encargo de él y de la cremallera fácilmente, pero te dejo los pantalones puestos...te gusta cuando muerdo por encima de ellos.

Te toca a ti y tus labios tienen hambre y muerden suave, sin dolor, con placer. Pero no es suficiente, no nos basta, sigues tan o más hambriento que antes, me susurras cosas que me creo y te dejas llevar un poco por mí, me parece ver como tu jersey y mi blusa se dan un beso de tornillo  mientras nosotros los dejamos atrás. Cuelas tu mano entre mis piernas, de golpe haciéndome soltar un placentero grito, me masajeas por encima de las bragas y empiezan mis temblores de piernas, la hiperventilación, los arañazos en tu espalda, el ser incapaz de poder decir una frase con coherencia...y sonríes tras conseguir mi primer orgasmo en menos de un minuto.

Nos faltan manos para poder recorrer tanta piel, demasiados sitios que besar y relamer. Que te quede claro que esta noche pienso mandar yo aunque la primera ronda la hayas ganado tú, te declaro la guerra y tú vas a tener que dejarte ganar.
Respiramos rápido, gemimos lento, ríes, nos respiramos, gruño, te araño, te gusta.

Y ahora: ¿Qué prefieres: despertarte o seguir soñando despierto conmigo?



jueves, 21 de noviembre de 2013

Microrrelato

Imagínate una noche de verano, son las cuatro de la madrugada y volvemos por las calles ya vacías mientras nos tambaleamos, riendo, caminando torpemente, picándonos después de una noche de varias cervezas. Me acompañas hasta mi portal y como siempre nos sentamos para abrazarnos y divagar a la luz de las farolas de mi calle... la cantidad de momentos que han tenido suerte de observarnos vivir...

La lengua nos pesa por culpa del alcohol, el aire es pesado porque es agosto y ya llevamos grados de más en el cuerpo como para sudar sin ayuda, pero no nos basta; no me basta, los besos de portal son los que saben mejor, así que sin pensarlo demasiado me lanzo a morderte la boca, tú, que ya estabas preparado para el ataque me agarras del cuello y me aprietas contra tu cuerpo. Noto como tu mano se va resbalando de mi espalda a mi cintura, de mi cintura a mis piernas, de mis piernas a...
No podemos más –en verdad nos pueden las ganas– tras unos cuantos intentos consigo abrir la puerta y torpemente conseguimos superar el primer tramo de escaleras, en la oscuridad puedo notar como me sonríes con malicia:

 "–¡¡SHHHHH!! ¡¡NO, NO ENCIENDAS LA LUZ!!"

Nos carcajeamos y hacemos un intento de evitar que alguien nos pueda escuchar pero el eco de la escalera nos delata... nos da absolutamente igual, estamos demasiado cachondos como para preocuparnos por eso.
Ya está bien de tanta espera; de un empujón te siento en las escaleras... es una de esas noches en las que tengo ganas de mandar un poco y por lo que parece tú no vas a negarme tal privilegio.
Con un poco de torpeza pero con las mismas ganas me consigo deshacer de tu cinturón, y desabrocho el botón de tus pantalones, poco a poco bajo la cremallera. Te beso con ganas, con fuerza, con lengua, con calor. Y empiezo a acariciar poco a poco lo que va creciendo desmesuradamente dentro de tu pantalón. Tu respiración se acelera cada vez más y te muerdo el cuello con ganas. No puedes más y te la sacas del pantalón, tanta tortura te supera. Me acaricias jugando por debajo de mi camisa me pides que me la desabroche y acabo por ponerla sobre el montón de ropa donde yacen ya todas tus prendas. Seguidamente pasan a formar parte mis pantalones, mi sujetador, mis bragas... todo lo que queda en medio de nosotros dos.

Me pongo te rodillas. Me coges fuerte del cuello porque ya sabes lo que te espera...bajo suave y delicadamente con la punta de mi lengua por tu ombligo–me gusta torturarte– y empiezo delicadamente a lamaterte suave, juego con mi lengua, dibujo círculos, escribo palabras –más toruta– y en un descuido me la meto entera. Se puede oir el eco del gemido que no has podido evitar dejar ir...como me pone. Y te la como rápido, a lo bestia, a lo guarro, a lo película porno, y empiezo a dudar quien se lo está pasando mejor... tienes que pararme para no correrte en mi boca, me cambias el sitio y me metes directamente dos dedos porque no hace falta ni jugar conmigo para que entren, me encanta notar tu sonrisa siempre que haces eso... no puedo más y esta vez acabo por suplicarte en susurros que me la metas ya. Y lo haces. Me tapas la boca para que mis gritos no hagan eco como los tuyos de antes y puedan pillarnos. Y me follas lento, me la metes entera. Me tocas. Te araño toda la espalda, no puedo quiero evitarlo. Empiezas a follarme cada vez más y más rápido, estás a punto y antes de que te corras te agarro fuerte de la espalda susurrandote al oído que te corras dentro, que quiero sentirlo.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Creo que la gente que está esperando a que me de una hostia en cuanto al amor y a ti se refiere no saben lo que es despertarse a medianoche con una tormenta que hace temblar los cristales de la casa y poder ver, con la luz de un relámpago, tu mano agarrando la mía.


martes, 3 de septiembre de 2013

365 días

viernes, 23 de agosto de 2013

Buenos días con olor a café.

No sé, quizás sean esos ojos llenos de sueño, ese pelo revuelto y esa voz ronca deseándome los buenos días en tu cama deshecha con caricias de la noche anterior, pero despertarme por la mañana jamás me había sabido tan dulce.

domingo, 7 de abril de 2013

Es él.

Es él. Lo sé. Solo quiero su cuello para esconderme cuando el mundo me queda un par de tallas grande. Y morderlo cuando tengo hambre de sexo. Solo quiero sus putos abrazos. Sus espasmos que le pegan cuando empieza a soñar. Sus buenos días, sus buenísimas noches. Sus tostadas con zumito y pétalos de rosa de plástico robados del jarrón de la cocina. Solo quiero sus "te quiero", él hizo que pudiera creer que esas palabras sí tienen significado, quiero su primer "t'estim" que me dijo. Es él. No le tiembla la voz cuando habla de futuro, lo sé, es él. Me cogió de la mano cuando yo solo tenía miedo. He llorado por ser feliz.

Me quedo con las noches de insomnio hablando hasta las 4:20 de la mañana, me quedo con follar oyendo "extremo", con cuentos de buenas noches princesa, del sonido de su skate al fondo de mi calle, con los besos de verano en mi portal, me quedo con nuestros buenos días de marmotas, de obligarnos a estudiar, de hacerle cosquillas y se enfade porque no puede ganarme, me quedo con los besos de las paradas de metro, con su colonia, sus sudaderas gigantes, su risa; su puta risa, me quedo con él porque es él joder. ES ÉL.

jueves, 24 de enero de 2013

Andrés Suárez: sexo para los oídos.

sábado, 3 de noviembre de 2012



Esas ganas de hacerte el amor (las 24 horas del día.)

sábado, 13 de octubre de 2012

¡Bicho!

Si me vienes a robar besos a mi portal de madrugada, si me traes jamón y flores, si me abrazas cada vez que noto que me rompo, me dejas tus camisas, si me sonríes al despertarme enredada en tus sábanas, si me comes el cuello con ansias porque tienes hambre de mí, si cuando lloro sin parar me abrazas fuerte y te empapas tus hombros de mis lágrimas, si me dejas libros, SI MATAS MONSTRUOS POR MÍ, si me compras mi puto libro preferido en el idioma que más me gusta leer, si me besas en la ducha pero te ahogas tú solo, si me dejas que me quede dormida cada vez que te hago ver alguna película pero luego me besas durante los créditos, si eres capaz de aguantar la película de los Jonas con mis ruidos, gritos, y saltos en el sofá...no me das otra opción que no sea quererte más que nada en este mundo.


Los domingos se hicieron para gruñirte.

Apareciste hablando de dinosaurios en mi vida, pero no has visto ninguna película de Jurassic Park, me contaste cuentos para que me durmiese y soñara cosas bonitas, pero no has visto las mejores películas de Disney.
Pero, para eso existen los Domingos, para que pueda ponerte al día. Yo pongo la manta.

lunes, 8 de octubre de 2012

No apto para Muggles.


Cuando era pequeña siempre creí en la magia. La veía a mi alrededor; cuando perdía alguna cosa en mi habitación mi hermano venía, juntaba sus manos con las mías y cerrando los ojos muy fuerte aparecía lo que yo había perdido, en sus manos. Y era un secreto, nadie sabía que podíamos hacer magia juntos. Ese fue mi primer secreto y la primera vez que creí que la magia existía de verdad. Luego vi gente partida en dos por la tele, levitando...lo cual quería decir que ellos tambien podian encontrar todo lo que perdían, y me sentí como uno de ellos. Luego vino la caja para magos, "magia borrás" pero esa solo la dominaba mi hermano, claro, yo era demasiado pequeña para trucos tan grandes.
Pero todo venía de familia, mis galletas favoritas se escondían en un mueble de la casa de mi abuela bajo llave, y solo ella podía abrirlo, mis manitas pequeñas y torpes no conseguían liberar las galletas; mi teoría era que esa llave era mágica y solo respondía cuando mi abuela creía oportuno que yo pudiese comer galletas o chuches. 

Pero entonces crecí, y me dijeron que la magia no existía. Resulta que que mi hermano buscaba lo que yo había perdido cuando yo no estaba atenta y se lo escondía en la mano mientras cerrabamos los ojos muy fuerte, que los magos de la televisión usaban trucos, que en las películas utilizaban algo llamado "efectos especiales", jugaban con las perspectivas, que simplemente nuca aprendí a girar bien esa vieja llave y que los edificios extraños eran cosa de arquitectos modernos. 
¿Pero sabéis qué? Puede que todo eso sea verdad, pero también es mentira. Si algo he aprendido al hacerme mayor es que la magia sí que existe a parte de en los cuentos de hadas y en las películas de magos, pero solo existe para aquellos que saben verla, o mejor dicho, buscarla.
Porque la magia es así, se esconde para que la busquen, en sitios, en canciones, en libros, en personas... Se trata de convertirse en un buen mago.

Y ya sabes: ¡un buen mago nunca rebela sus trucos!

jueves, 23 de agosto de 2012

rarwwrrr


Sabes que no te has equivocado cuando le has hablado de tu grupo favorito de música que es públicamente rechazado por la gran mayoría, y que incluso formando parte de ese colectivo soporta que le cantes las canciones y acabe-incluso- escuchándolas por tu culpa y sin quejarse. Que se deje pintar los labios de rojo solo para hacerme reír. Ponerse la parte de arriba de mi bikini en una playa, y otra vez, sin quejarse. Hacerle coletitas y fotos de todo lo anterior para dejar constancia y sigue sin quejarse. Es más, sonríe. Y se traga películas Disney. Me regala camisetas de California, me promete viajes y no le da miedo cogerme la mano delante de quién sea. Joder, que no se esconde. Que no te escondes y no te escapas, bueno, sí, te escapas de madrugada a robarme besos en mi portal. Me llevas al Japonés a matar mis antojos de shushi. Te pegas golpes y te salen chichones, pero chichones de superhéroe. Le damos una patada al reloj y consigo que te quedes más tiempo abrazandote muy muy muy fuerte y no te quejas; me abrazas más fuerte todavía. Me haces valiente. Me quitas los miedos. Matas el miedo. Joder, que me haces feliz. Y que bonitas son las casualidades como la de aparecer en el momento en que mas falta nos hacíamos sin siquiera saberlo. Gracias superhéroe. Gracias por aparecer y hacer luz. Y recuerda, tienes que sonreír para no perder tus superpoderes. Te prequiero. Mucho. Muchísimo.


jueves, 9 de agosto de 2012

Algunas cosas cambian cuando nos hacemos grandes, otras, en cambio, pues no.

Cuando era pequeña me daba miedo cruzar la calle si no me cogía a la mano de mamá, era incapaz de imaginarme siendo tan mayor como para tener mis propias llaves de casa, o ser capaz de aguantar sin llorar cuando me pusieran una inyección. Entonces, las pesadillas se curaban con un abrazo de papá y un "no pasa nada" porque los monstruos solo existían en ellas. Como cuando pensaba que los chicos eran de otro mundo y nunca besaría a ninguno de ellos porque...eiugh!

¿Y ahora?
Ahora teniendo la mayoría de edad te cojo de la mano pero no sólo para cruzar la calle, cuando tengo una pesadilla apareces para contarme cuentos y hacer que desaparezcan los monstruos, ahora jugueteo con mis llaves de casa en el portal esperando a que me des besos y si no...pues te los robo yo. En cuanto las inyecciones...bueno...todavía me hacen llorar un poquito.


lunes, 23 de julio de 2012

Cuentacuentos que curan heridas.

Érase una vez una chica de pelo rojizo que sobrevivía a base de canciones, sueños y pequeños detalles del mundo en el que vivía-mundo piruleta- , le gustaban los dinosaurios desde el día en que eligio las galletas con forma de T-Rex para merendar diariamente en parvulitos, le gustaban los libros que hacen llorar de boniquez, los cuentos de princesas, los tiburones gigantes, pintarse las uñas de colores, el olor a café y el sabor del chocolate, le gustaba escribir frases en sus converse para sonreír al mirarse los pies-esos pies diminutos de ayudante de Santa Claus-le gustaba soñar.
Pero un día ese mundo dulce perdio su sabor y se destiñió, esos colores que antes gritaban felicidad se volvieron calladitos y grises, y ella perdio las ganas de soñar, se puso triste, muy triste, tan triste que tenía pesadillas que le hacían temblar y volverse más pequeña. Tenía miedo. Y los monstruos aprovecharon para invadir su mundo y conquistarlo con intención de quedarse.

Pero entonces, como en todas las historias, paso algo que lo arregló todo.

Apareció un chico con antifaz de mapache y salvó a la chica dinosaurio de las noches tristes, le hizo compañía y le contó cuentos que hicieron que volviera a querer soñar-despierta y dormida- resulta, que este chico se convirtio en un desconocido (durante muy poco tiempo) con el que compartir su insomio. Era un chico valiente y su espada mató todos los monstruos que habían ocupado el mundo de la chica tímida de ojos camaleónicos, devolviendo así los colores a su mundo y la magia que le faltaba; y cómo no, las ganas de soñar, aunque prefería estar despierta, pues no había sueño más mágico que mirar las estrellas en compañía del chico de mirada valiente.

martes, 10 de julio de 2012

Nos echo de menos.

En mi mundo piruleta últimamente las cosas no son de colores. Faltan abrazos por la espalda por las noches y susurros de "sueña bonito". Faltan mensajes de "buenos días". Sobran monstruos, faltan tiritas. Faltan superheroes, no hay valientes. Sobran temblores y miedos. Mi mundo piruleta está vacío de ti, de tus colores, de tus canciones, de tu voz, de tus putos abrazos rompehuesos y recomponesonrisas.

Te fuiste, y te lo llevaste todo contigo.

lunes, 9 de julio de 2012

Everytime she falls.



Look for the girl with the broken smile, ask her if she wants to stay for a while.

jueves, 5 de julio de 2012

Tinc por de no ser capaç de tornar a sentir el mateix per algú que no siguis tu.

viernes, 29 de junio de 2012

¿Te imaginas?

Tú y mi imaginación trabajando juntos de la mano por primera vez, y joder, que bien se os da.

lunes, 25 de junio de 2012

xxx

Quan estic a prop teu...basorexia. 
"Basorexia: a strong craving or hunger for kissing."

lunes, 11 de junio de 2012

Vuelve, y vuélvete a reír mientras bailamos,

Soy esa chica que vive al máximo sus domingos con el pijama puesto, escuchando la misma canción, esperando que aparezca alguien por quien valga la pena desperezarse, soltarse la melena y subir a la azotea para dibujar con tizas y luego fugarse a la playa a leerse libros y hacerse fotos sin sentido,